2017 Teatre i Escola

Amb Leopoldo G Aranda, Rodolf Sirera, Paco Romeu i Benja Domènech Foto: Toni Pastor

EL TEATRE I LA SEUA INTEGRACIÓ DINS L’EDUCACIÓ DELS XIQUETS I DELS JOVES: ENLLUMENANT UNA NOVA SOCIETAT

No hauria de ser una utopia que el teatre vertebrara la nostra societat. El valor de les Arts Escèniques és d’una riquesa immensa, i en moltes societats, com ara l’anglesa o la francesa, la seua arrel social està en el primer pla de la vida quotidiana dels seus ciutadans. La seua integració és total, des de la infantesa fins l’entramat del teatre popular practicat en pobles, barris i districtes. De la mateixa manera, les disciplines orientals inclouen des de ben prompte a xiquet i joves, donant-los un arrel social,  una higiene corporal i metodològica, i uns sòlids valors culturals que els aporten un clara formació humanística, basada en els coneixements de les seues atàviques tradicions escèniques.

Parlant de la nostra pròpia idiosincràsia i de la nostra realitat social i cultural, i també de la formació dels nostres alumnes, hem de dir que no podem deixar el teatre només en mans de l’assignatura de Llengua i Literatura o de la seua  tardana incorporació curricular a l’últim curs de Secundària o en el Batxillerat d’Artístic, tan buit de continguts reals i tan poc connectats amb el món “real” del teatre. El teatre a l’escola ha estat una reivindicació històrica de pares, mestres i professionals del teatre. I eixa reivindicació quasi sempre s’ha traduït en experiències vocacionals o activitats extraescolars, o més recentment, i donant un pas endavant, en una optativa en un cicle superior. És innegable el valor dels mestres i el dels professionals que dia a dia inclouen el teatre com un valor dins de l’escola a través de les múltiples activitats que realitzen. Però…

El teatre ens ofereix tantes vivències, tanta saviesa i tanta cultura, que els que som professionals del teatre necessitem “desfer” un poc el nostre camí per a dur de la mà, o bé caminar junts, amb nosaltres, a la resta de la societat. Una societat que no pot renunciar a conviure amb la tragèdia i la comèdia grega, amb la comèdia atel·lana, amb la Commedia Dell’Arte, amb el Segle d’Or espanyol, el teatre Isabelí, el teatre Neoclàsic francès… Amb Autors com Goldoni, Jarry, Txèkhov, Ibsen, Strindberg, Ionesco, Beckett… O els nostres Valle-Inclán, García Lorca, Max Aub, Jardiel, Buero Vallejo… O contemporanis valencians com Molins, Sirera, Cardeña, Alberola, Víctor Sánchez…

Tot aquest teatre ha de ser tractat des del pla del coneixement, però també ho ha de ser des de la seua pràctica, ho han d’ensenyar a classe, però també ho han de dir en veu alta i clara des d’un escenari. Com poden els nostres joves, la nostra societat, no conèixer Stanislavski i el seu “sí màgic”? Associat a Meyerhold va la “biomecànica”, a Txèkhov el “gest psicològic”, a Artaud una nova “visió del teatre”, a Brecht la “Verfremdung”, a Grotowski el “ritual” i “l’entrenament actoral”, a Barba el seu “laboratori” i “l’antropologia del teatre”, a Laban els “esforços bàsics del moviment”, a Bogart els “punts de vista escènics”, etc, etc. I Decroux i Marceau i Lecoq…

Encara no hem integrat en el nostre hàbit escènic, i encara estem estudiant i investigant, tot el que ens pot aportar el teatre-dansa Butoh, la dansa balinesa, el kathakali, el kabuki, el kalaripayatu… I ja tenim ganes de contar el que estem descobrint, el que estem fent i com ho estem aplicant al treball que realitzem.

Necessitem que la societat que ens envolta estiga amb nosaltres per a seguir creixent, necessitem un millor i major número d’espectadors, un públic més format, necessitem una ciutadania més connectada amb el teatre, espectadors que sàpiguen llegir allò que estem fent, amb els que puguem parlar de “codis”, gèneres escènics, disciplines i mestissatges, que tinguen interès en diferenciar el Teatre Postdramàtic de l’Escena Moderna. Que puguen gaudir de projectes on la investigació teatral siga real, que reconeguen l’estela dels gran creadors i que reclamen la seua presència en els nostres teatres, gent com Bob Willson, Robert Lepage, Simon McBurney, Sasha Waltz, Jan Fabre, Romeo Castelluci, James Thierrée…

No pot ser que el percentatge d’espectadors que acudeix al teatre siga tan baix. Tant els xiquets, com els joves han de beure ben prompte aquest “verí del teatre” que tan interioritzat tenim els que ens dediquem a aquest ofici. Han d’integrar el teatre i la dansa en les seues vides, tant com en la nostra societat valenciana ho fan amb la música. Insistim, el percentatge d’espectadors de teatre de la nostra societat és molt baix. Si un trist ministre deia que hi havia que espanyolitzar als xiquets catalans, contestem-li que pot ser el que s’hauria de fer es teatralitzar als xiquets espanyols, fer-los pujar a un escenari perquè puguen adquirir altres valors.

Al món del teatre parlem sovint que som nosaltres el espectadors naturals de les nostres funcions, que la gent del teatre és la que ompli els patis de butaques, doncs bé, conformem una gran professió teatral alimentada des de l’escola, que se senten part d’aquest entramat i que senten que ells també formen part de eixa “professió teatral”, i que s’inicien el més prompte possible. Xiquets i xiquetes que no sols visquen una única experiència de joc dramàtic, sinó que formen part d’una filosofia vital, neuràlgica, troncal, que els habilite per a fer teatre, de xiquets, de joves i, més tard, involucrar-se en una gran xarxa social arrelada en tots els teatres dels que disposem, per tal que el teatre en algun moment es convertisca en una realitat social.

La interrelació multisciplinària és cada vegada mes quotidiana, les institucions formatives han d’estar també més connectades. La Facultat de Ciències de l’Activitat Física i l’Esport, no pot quedar lluny del treball corporal que fem en l’Escola d’Art Dramàtic o en el Conservatori professional o Superior de Dansa. Com tampoc la Facultat de Comunicació Audiovisual ha d’estar lluny d’on es formen els actors i actrius amb els que van a treballar en el futur. Està clar que hem d’estar tots en un camí comú.

Reivindiquem el nostre patrimoni escènic en les escoles, als instituts. Fem teatre de xiquets, també teatre per a xiquets, fem teatre de joves i també teatre per a joves. Acostem-los al teatre musical que tant els atrau, fem playbacks amb ells, però ensenyem-los també com s’arriba a fer un disseny de vestuari, un disseny de llums, una bona caracterització… Continuem treballant en l’escriptura d’un teatre per a ells, però fem-los també admirar el teatre d’adults com un espai al que algun dia han d’arribar.

Sabem que, com sempre, estem predicant en el desert, o parlant per a gent que ja està prou conscienciada, sabem que les nostres paraules “es perdran com llàgrimes baix la pluja”, però hem de continuar reivindicant allò evident. Llàstima que aquesta societat del benestar, tan poc real, continue ancorada en un ranci passat, governada per persones insensibles als que tant els costa entendre que viure és una cosa distinta a guanyar diners, i que si la tan cacarejada crisi del teatre que ens acompanya des de temps immemorials, no ha destruït el teatre, no ha acabat amb ell, és perquè el teatre és absolutament imprescindible per a viure.

I com podem negar als nostres fills créixer amb allò tan necessari? Hem de introduir-los al teatre, sense paternalismes i d’una manera tan quotidiana que arriben a interioritzar-lo, amb maduresa i profunditat. El teatre a Espanya creixerà quan siga entès des de les bases, des de l’arrel social i des de la infantesa.

A mi em toca reivindicar des d’aquesta taula allò que necessitem els professionals del teatre: actors, directors, escenògrafs, figurinistes, il·luminadors… Creadors que creiem que el nostre ofici es mereix major implantació en l’àmbit educatiu, amb una càrrega curricular progressiva que vaja des del joc, l’empatia, l’escolta de l’altre, els valors expressius -tant els orals, com els corporals o els emocionals-, fins arribar a aprofundir en conceptes més elaborats, en propostes de més difícil comprensió. Sóc conscient del nivell d’exigència que demane, del temes que ací he tractat i del lluny que estan del que ara es fa o de les necessitats que es tenen en el dia a dia de l’escola, però us propose fer utopia, avançar-nos cap a una societat conduïda per ciutadans ben formats que poden trobar en el teatre uns valors ètics, d’honestedat, de consciència social i de creativitat innovadora, que tant pot ajudar a reconstruir aquesta societat que tan enrere ha caminat en aquests últims anys.

Ponència llegida en la Taula TEATRE I ESCOLA dins de la IX JORNADA SOBRE EL VALENCIÀ organizada per la Taula de Filologia Valenciana celebrada en Silla.

Lo llaman democracia y no lo es

Qué tiempos estos en los que unos y otros dicen defender lo mismo, y donde unos son infinitamente más poderosos que los otros, con todo el “sistema” tras ellos, y con casi todos los medios de comunicación y propaganda poniendo la lupa exclusivamente a favor del poderoso, sin tener en cuenta a aquel que “quiere hacer”, apoyando sólo al que lo niega.

Su único y machacón argumento es la ley, la “defensa de la legalidad”, sin darse cuenta que bajo ese argumento seguiríamos rigiéndonos por la primera ley que se dió el hombre en su primer núcleo de convivencia, hace miles de años.

Quien defiende la legalidad no conoce la desobediencia pacífica de Mahatma Gandhi, ni la de Martin Luther King, ni la de Henry David Thoreau, ni las luchas de los trabajadores estadounidenses, ni el impago del impuesto de capitación, ni…

No ha vivido la objeción de conciencia, la insumisión ante un obsoleto “servicio militar obligatorio”, no ha conocido a todos esos jóvenes que durante la transición pagaron con la cárcel el haber desobedecido una ley imposible de sostener en una actual y nueva realidad.

Bajo el exclusivo mando de la ley no tendrían las mujeres derecho al voto, no habría derechos sindicales, no existiría el divorcio, el aborto se resolvería con la cárcel, etc, etc, etc… Porque bajo el cumplimiento de aquellas represivas leyes no hubiéramos acudido a manifestarnos por el derecho a disponer de una “constitución” que señalara un nuevo marco de convivencia. Una constitución que destacados dirigentes del partido que gobierna, no sólo no la votaron, si no que hicieron una encendida campaña en contra.

Una constitución que desprecian, pues de ella no respetan los derechos más fundamentales, y a la que ahora se aferran, como garrapatas, para insistir en el cínico y único argumento que tienen: la ilegalidad del derecho a decidir. Pero, ¿no deberían estar los derechos de los ciudadanos por encima de las leyes?

“Está en juego la democracia”, dicen. Se les llena la boca de palabras que no comprenden, ¿acaso no es este el significado de la palabra “democracia”?: Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes mediante mecanismos de participación directa.

Han gobernado a golpe de decreto imponiendo su rodillo de mayoría absoluta, y ahora que no la tienen, manipulan cuanto tocan, siendo el juego sucio, el único que conocen. Son los que hablan de diálogo cuando su única respuesta es “no”. No comprenden el significado de escuchar y entender al otro. E insisten en decir que están abiertos al diálogo…, un diálogo del que rechazan, a priori, que pudiera haber una “solución pactada”, un diálogo que se basa exclusivamente en que las cosas “se queden como están”. Y se están mostrando tal y como son, pues, el resultado del diálogo, ¿no es llegar a un pacto? Y mucho más si el problema es de convivencia.

Se está hablando de votar, de opinar, de decidir… Una parte de la población quiere expresarse en las urnas y el gobierno apela a los otros, a los que llama la mayoría silenciosa, a los que, con todo su derecho, no tienen ningún interés en cambiar las cosas. Vale, no hacer nada es una opción de vida respetable, pero querer hacer cosas, querer cambiar las cosas, es también un derecho y una opción vital. Se puede respetar la quietud, pero no se le puede exigir al otro que se esté quieto.

Quien no permite que se vote, sólo tiene un motivo para ello, el miedo a que el resultado sea contrario a lo que él quiere, y eso no es aceptar la democracia ni sus leyes.

Tornem a la faena…

11/09/2017

Tornem a la faena…

Hem iniciat esta nova temporada assistint a un curs d’”Entrenament Actoral” impartit per Sol Garre, una extraordinària setmana de treball que ens ha permès conèixer a una de les més destacada personalitats en l’àmbit de la preparació de l’actor. Aquests propers dies, vint-i-tres alumnes de l’EMT de Silla participaran en el MIM de Sueca, en l’espectacle Doctor Dapertutto de la companyia Teatro del Silencio dirigits per Mauricio Celedón; durant octubre i novembre tornarem a representar LA COMÈDIA DE LES EQUIVOCACIONS de William Shakespeare; per a endinsar-nos després en l’ESADV en una aproximació de l’obra DIVINES PARAULES de Valle-Inclán; muntar, també en l’ESADV, L’ÒPERA DE TRES RALS de Bertolt Brecht; i acabar la temporada amb l’estrena en l’EMT de Silla de LA VISITA DE LA VELLA DAMA  de Friedrich Dürrenmatt…

In memoriam de Carlos Marco

Carlos Marco y Ramón Moreno

09/08/2017

In memoriam de carlos marco

Carlos Marco era profesor de Indumentaria y Caracterización en la ESAD de Valencia, lo era desde hacía muchísimo tiempo, y siempre fue considerado como un buen profesor, muy apreciado por sus alumnos y también por sus compañeros de claustro, entre los que me encuentro. Se había prejubilado no hace mucho y no sabíamos nada de él hasta esta triste noticia. Era un gran conocedor de la estética y tenía un buen gusto extraordinario, había sido un creador absoluto, ejerciendo como actor, director, diseñador… Su cultura era muy amplia y siempre aportaba una información ilustradora de aquello que buscábamos. Su aportación al trabajo diario de la ESADV no sólo se dejaba ver en sus clases y colaboraciones en los talleres en los que participaba, también se manifestaba en cualquier conversación o consejo que pudieras pedirle. Permanecerá siempre vivo en nuestro recuerdo. Hasta siempre, Carlos.

 

Resum de temporada (i 5) ESTRENA DE LA COMÈDIA DE LES EQUIVOCACIONS

Fotografies de Vicente A. Jiménez

28/07/2017

RESUM DE TEMPORADA (i 5)

Estrena de LA COMÈDIA DE LES EQUIVOCACIONS

I per últim, hem estrenat a l’EMT de Silla, primer en el Teatre de la Plaça i una setmana després en el Teatre Micalet de València, LA COMÈDIA DE LES EQUIVOCACIONS de William Shakespeare. Hem fet 7 representacions i ens han vist més de 800 espectadors, un bon inici per a un espectacle que tindrem de gira la temporada 2017/2018.

Us transcrivim a continuació unes reflexions que hem fet al voltant de l’espectacle, on deixem constància d’aquest mestissatge que ens mou a l’hora de concebre un procés de creació:

LA COMÈDIA DE LES EQUIVOCACIONS és un text retòric, al·legòric, poètic i còmic, tot ell ple d’enginyosos jocs de paraules. Es tracta d’un embolic basat en múltiples equívocs, amb persecucions, baralles, enganys, desenganys i una xicoteta història d’amor. És una obra fresca, plena de colorit, amb balls, cançons i un bonic final feliç. Una obra atemporal amb llicències d’actualitat, on es barreja la mediterrània amb el món oriental. Un espectacle que té un poquet de sainet, molt de vodevil, un poquet de tragèdia grega, un altre poc de comèdia aristofànica, una mica de comèdia atel·lana, esquitxades de Commedia Dell’Arte, un aire de bollywood i un aroma de conte, ple d’il·lustracions, en clau de clowns. Incorpora també algunes màscares i unes poques ombres, tot això ben barrejat per donar-li a tot el conjunt un aspecte de mestissatge que, sorprenentment, encaixa, dins d’una alquímia on tot és possible.”

I amb açò finalitza la temporada… Bon estiu i fins la pròxima!

Resumen de temporada (4) INTERPRETACIÓN ANTE LA CÁMARA

26/07/2017

RESUMEN DE TEMPORADA (4)

Interpretación ante la cámara

Durante este segundo cuatrimestre, al igual que en el curso pasado, he impartido en la ESADV las asignaturas de INTERPRETACIÓN ANTE LA CÁMARA. Culminamos el curso con una muestra/visionado del trabajo realizado, fueron casi dos horas de proyección de una selección de secuencias de 2º y 3º de Interpretación Textual y de 2º de Dirección Escénica. Durante este tiempo hemos rodado más de setenta secuencias, de entre tres y cinco minutos, de guiones inéditos y secuencias de películas y de series de TV. La entrega de los actores, y también la de los alumnos de Comunicación Audiovisual que colaboran con nosotros, nos han permitido alcanzar un gran nivel en el resultado final del trabajo. La cámara tiene un  valor contrario al del teatro, donde lo “efímero” se impone en el resultado de cualquier proceso, dejando así grabadas para el futuro unas escenas que pueden ser visionadas en cualquier momento, y que pueden servir para analizar o reflexionar sobre el trabajo realizado.

Más información en:

http://www.ramonmoreno.es/actualitat/interpretacion-ante-la-camara/

Resum de temporada (3) ESTRENA D’EL SUÏCIDA

20/07/2017

RESUM DE TEMPORADA (3)

Estrena d’EL SUÏCIDA

A finals de gener estrenarem en el Teatre Rialto EL SUÏCIDA, una obra de Nikolai Erdman escrita en 1928. Amb ella seguirem la senda de la fisicitat associada als grans textos del teatre universal. Partint d’un microcosmos associat als simis, i d’un treball de contrucció que graduava la seua animalitat en funció del caràcter del personatge en cada moment de l’obra, construirem una comèdia en clau grotesca on set actors i quatre musics donaven vida als vint-i set personatges de l’obra, mesclant personatges humanitzats amb altres que estaven representats per diferents màscares, totes elles dissenyades per Enric Juezas. D’aquest procés destaque el treball dels actors (Susana Alós, Nacho Capilla, José Gasent, Carlos Dovar, Ían Grau, Claudia Monleón i Ilion Trebicka) i dels músics (Àngels Albors, Inés Velert, Manuel Velert i Víctor Toledo) i de l’equip de professors col·laboradors (Pepa Zanón, Luis Meliá, Víctor Antón, Rocío Cabedo i Toni Pastor) que arroparen amb la seua saviesa aquesta producció. És un pas més en la recerca d’una estètica pròpia amb una forma d’abordar l’escena basada en la figura del actor com un element dibuixat en l’espai escènic, insistint en la organizitat del personatge, encara que aquest estiga construït amb un cert distanciament brechtià, i on la mescla entre lo grotesc amb la recerca biogràfica dels personatges, basada en les seues circumstancies donades, fan que els actors sàpiguen sempre què estan fent i puguen tornar en cada funció a enfundar-se en la pell dels personatges que han creat. El Teatre Rialto va estar ple els cinc dies de representacions, tornant-nos amb les seues rialles, els seus aplaudiments i el seu reconeixement, la validesa del esforç que hem fet en els quatre mesos que va durar el procés.

Resumen de temporada (2) VALLE-INCLÁN y EL ESPERPENTO

17/07/2017

RESUMEN DE TEMPORADA (2)

Valle-Inclán y el Esperpento

La ESAD de Valencia es la única escuela del estado español que tiene una asignatura optativa sobre Valle-Inclán y el Esperpento. Son ya cuatro talleres los que llevamos acumulando experiencias y conocimientos sobre el gran autor gallego y la aportación que hizo al teatro universal. Su teatro fue calificado de irrepresentable y él, que hizo lo imposible en vida para ver sus obras sobre un escenario, acabó renunciando a su sueño. El tiempo ha colocado su obra en todos los teatros del mundo, pero todavía seguimos buscando la forma de representarlo, seguimos investigando y probando modos de acercarnos a sus propuestas. Y eso es lo que estamos haciendo en estos últimos años en la ESADV, buscar un camino propio que nos lleve a comprender y proyectar su peculiar forma de hacer. La primera propuesta que abordamos en el primer taller fue una aproximación general a su teatro: CEREMONIA FUNEBRE, ROMANCE DE CIEGOS, RAPSODIAS DE AMOR, EL HONOR MILITAR y EL RUEDO IBÉRICO, así titulamos aquel trabajo donde seleccionamos escenas, momentos y frases, relacionadas con el “honor”, el “amor” y la “muerte”, temas siempre presentes en su obra. En el segundo taller, montamos EL EMBRUJADO, una pieza de 1913 que nos permitía jugar con esa fisicidad tan necesaria para entender su teatro. No son montajes acabados, son procesos que parten de la búsqueda de nuevos ejercicios donde probamos caminos para llegar al Esperpento. Así fue como nació nuestro tercer taller: ENTRE LA AVARICIA, LA LUJURIA Y LA MUERTE, donde pusimos en pie dos obras: LIGAZÓN y  LA ROSA DE PAPEL. Y llegamos al cuarto taller, el que hemos presentado este curso que ahora finaliza: LUCES Y CUERNOS, una aproximación a dos grandes piezas de Valle-Inclán: LUCES DE BOHEMIA y LOS CUERNOS DE DON FRIOLERA, las dos unidas, desde diferentes perspectivas, por un nexo en común, el Esperpento. En una lo define claramente, en la otra lo ejecuta. Seguiremos acercándonos en próximos talleres a su inmensa y atractiva obra.

Resum de temporada (1) L’EMBRUIXAT

 

14/07/2017

RESUM DE TEMPORADA (1)

La gira de L’EMBRUIXAT

Vaig començar la temporada en l’ESAD de València en el mes de setembre i un poc més tard en l’EMT de Silla. Lo més significatiu d’aquest inici de temporada va ser la reposició de L’EMBRUIXAT, un espectacle en valencià sobre una obra de Valle-Inclán. Iniciarem en octubre una xicoteta gira actuant en una mostra de teatre en el Gran Teatre d’Alzira, un espai que donava a l’obra una magnitud estètica que ens va agradar molt. Després actuarem en la renovada Casa de Cultura de Cullera, davant de 400 espectadors, es tractava de la inauguració d’un concurs de teatre, on tingueren la gentilesa d’atorgar-nos el premi a la millor actriu de repartiment i el premi a la millor direcció… Més tard, en novembre, férem un parell de funcions en el Teatre de la Plaça de Silla; a continuació en Canet D’Enberenguer, on obtinguérem el premi a la millor actriu de repartiment i el premi a la millor obra; i una setmana més tard en el XXXIV Concurs de Teatre Vila de Mislata, on guanyaren el segon premi a la millor obra i el premi a l’estètica de conjunt. I acabarem els “bolos” en la Sala Matilde Salvador de la Universitat de València. Un periple adequat al nostres interessos i a les nostres possibilitats, amb una obra que considerem que forma part del nostre repertori i que no descartem tornar-la a fer en qualsevol altre moment.

El IES Sorolla y su 50 aniversario

IES Sorolla

El IES Sorolla y su 50 aniversario

He leído que el IES Sorolla ha cumplido 50 años y me ha parecido que 50 años son muchos años. Y entonces he caído en la cuenta de que yo he estudiado ahí, y he buscado en mis notas escolares y he visto en el “boletín del alumno” que fui alumno del Sorolla entre 1970 y 1974, y me he dado cuenta, ahora, que cuando empecé a estudiar en sus instalaciones apenas llevaba tres años abierto, y que incluso podía haber hecho menos tiempo si mi madre no hubiera sido tan miedosa y me hubiera dejado ir un año antes.

Como sabe mucha gente, soy gallego. Llegué a Valencia con cinco años y enseguida me escolarizaron en el “Colegio Nacional” San José de Calasanz, muy cerca de casa, pues vivíamos enfrente, exactamente en la calle Juan Verdeguer, un colegio donde los chicos entrábamos por la puerta principal mientras que las chicas lo hacían por su propia puerta, la de atrás, estuve allí entre 1965 y 1969. Cuando acabé la primaria y tenía que pasar a secundaria, mi madre no quiso que fuera al “Instituto Nacional de Enseñanza Media” Sorolla porque estaba demasiado lejos para que fuera yo solo y me matriculó, con un gran esfuerzo económico, en una academia que no estaba tan lejos de casa, se llamaba Mare Nostrum y estaba enfrente de las Atarazanas de puerto.

Paradojas de la vida, por evitarme un sufrimiento caí en otro, pues en aquella academia nos pegaban brutalmente, en la mano abierta, con una regla de madera, ellos la llamaban “la infrarroja”, lo hacían un día sí y otro también. En el Calasanz nos daban alguna colleja y muchos capones, pero lo que nos hacían en el Mare Nostrum era terror en estado puro. Yo asistía atemorizado a las clases y algunos lunes me inventaba enfermedades para no tener que ir, y no es que no me apeteciera, que tampoco, es que me daba pánico. Creo que nunca les conté a mis padres lo que allí nos hacía, creo que no lo hicimos ninguno de nosotros, es posible que, encima, nos sintiéramos culpables por merecer esos castigos.

Finalizado el curso nos examinamos por “libre” en el Luis Vives de valencia y, menos mal, aprobé. Mi madre decidió, entonces, matricularme en el Sorolla y allí, justo allí, fue donde cambió todo. Fue el punto de inicio de un viaje que me ha llevado a ser la persona que ahora soy.

Era extraordinario y, para un niño de once años, un instituto muy grande, enorme, con muchísimas aulas, un espacio que a mí se me antojaba muy moderno, con una arquitectura de hormigón, para mí corta experiencia, nunca vista. Estábamos a principios de los setenta y, desde el último curso que estudié allí, muy pocas veces he vuelto a recorrer la zona. Por ello, mis recuerdos son lejanos y seguro que están distorsionados, pero recuerdo un edificio de grandes ventanales con unas persianas insuficiente y con las aulas orientadas al sur, pasábamos mucha calor, pero no lo recuerdo como un sufrimiento, si no como un signo de modernidad, como pasar de la oscuridad a la luz. Recuerdo unos cimientos en alto con huecos en las bases de las paredes y saliente vigas de hormigón. La puerta principal daba a poniente y en el este estaban las instalaciones deportivas, recuerdo también lo que para mí era un inmenso gimnasio. Recuerdo que los sábados se celebraban competiciones deportivas, recuerdo el uniforme deportivo que todos teníamos que llevar. Y me veo practicando un deporte al que nunca había jugado: el balonmano, y me veo encantado, sonriente y feliz. En mi universo infantil, hasta ese momento, sólo existía el futbol.

Qué buenos recuerdos… Pero nada comparable con el bocadillo de tortilla francesa recién hecha que podías comprar en la cafetería del centro. No nos lo podíamos permitir, pero cuando mi madre me daba dinero para comprarme el almuerzo, ese era el bocadillo más bueno y más tierno que había comido nunca. Los estudiantes nos apelotonábamos frente a la barra para adquirirlos y tenías que estar muy espabilado para no perder la media hora de descanso esperando a que te tocara el turno.

Y recuerdo a los profesores y su peculiar e innovadora forma de enseñar, pero me vienen pocos nombres a la cabeza, más bien recuerdo los apodos que tenían y que, como comprenderéis, no voy a reproducir. Sanchís, Ayala, Bello, González, Díaz… Apellidos de profesores que me hicieron ver el mundo de otra forma, como ver Francia, mientras aprendes francés, a través de las láminas que el profesor colgaba con pinzas en unas cuerdas en paneles que él mismo se había fabricado. Dibujos de jóvenes llamados Jean, Silvie, Louis… Imágenes con las que convivimos varios cursos. Clases de latín donde se debatía el carácter de algún alumno y donde todos podíamos opinar y donde todos aprendimos a escuchar. Allí íbamos sólo a estudiar, todo estaba relacionado con el aprendizaje, nunca nos pegaron, y los castigos eran amonestaciones y “puntos” que te descontaban de tu boletín, podías perder hasta diez. Pasé de la enseñanza “por libre” a la enseñanza “oficial” y, curiosamente, en aquel centro me sentí libre, más libre que nunca, como pasar de la luz de 125 voltios a la de 220. Me parecía que el mundo se había hecho más grande y que daba menos miedo. Y yo que siempre me he “portado bien” tuve algunas amonestaciones y en uno de los cuatro cursos que estudié allí hasta me quitaron un punto. En mis boletines han escrito que me han amonestado por hablar durante la explicación, por charlar en clase, por molestar a la profesora o por mal comportamiento. Seguramente nada, nimiedades, pero eran manchas que permanecían imborrables en tu expediente. Y ya empezaban a interesarme otras cosas y no fui, lo lamento, buen alumno. Mis notas no son buenas, pero mis recuerdos sí lo son.

Para ir al Sorolla tenía que cruzar por detrás del ambulatorio de Padre Porta, ir por la Avenida de Puerto, pasar por delante del cine Monumental Levante, cruzar las vías del tren con sus peligrosas barreras, donde había muerto mucha, muchísima gente, ir por la calle Maderas o por la calle de la Serrería, cruzar algunos solares y también algunos campos de cultivo, recuerdo especialmente un campo de chufas por el que cruzábamos después de recoger la cosecha y donde buscábamos restos que, sin lavar, nos metíamos en la boca. El Instituto estaba cerca del barrio de la “Isla Perdida”, una zona que no tenía muy buena fama, pero donde nunca nos pasó nada, donde siempre nos sentimos muy a gusto. Iba y venía.

En el último curso del Sorolla me matriculé en “nocturno”, había empezado a trabajar como “aprendiz” en verano y quise combinar los estudios con el trabajo. Misión imposible, estaba ya en la búsqueda de otra cosa y no me entregué mucho a los estudios, aunque he de decir que lo intenté, pero tenía las matemáticas “colgadas” desde segundo y aunque las había aprobado en tercero y cuarto, las de segundo se me quedaron atragantadas. Estaba más por conocer gente y tuve la suerte de compartir clase ese último año con dos compañeros que significaban, para mí, dos puentes hacia el futuro. Sólo un año estuvimos juntos los tres, uno era testigo de Jehová, y algunos sábados fui con él a sus reuniones religiosas, este puente no lo crucé. El otro, Paco Olmedo, pertenecía a un club de montañismo, y poco a poco me fui acercando a él, hasta que acabé cruzando ese puente y entrando en el Club de Montaña Iuventus de Nazaret, y desde ese club pasamos al asociacionismo juvenil, y de ahí al compromiso político y al teatro de base. Y del teatro de barrio a la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia, y a la profesión teatral, y a… Bueno, pero esa es otra historia.

Y ya veis, al IES Sorolla, con sus cosas buenas y malas, le debo catalizar y dirigir mis inquietudes hacia un punto desde el que partí. Me puso en la encrucijada del cambio, de los nuevos tiempos, de la toma de decisiones, de dejar el oscuro pasado franquista para enfilar un nuevo futuro.